Opinión

El pensador, A. RodinLa opinión propia, ese conjunto de creencias, valores, pensamientos e ideas de cada uno, es la principal manifestación de nuestra personalidad. Construimos nuestra realidad (y nuestros actos) en torno a ella. Como seres sociales que somos, la comparamos constantemente con la de nuestros congéneres: nos interesamos por sus iguales, por las que pueden servirle de apoyo y ratificación e incluso por aquellas que se sitúan en la posición contraria. Y como el componente básico de nuestra identidad, de lo que somos, la protegemos como el más preciado de nuestros tesoros. Al fin y al cabo, es quizás el modo más auténtico de mostrarnos ante los demás; la base de la libertad individual y el mismo derecho del Ser Humano a expresarse.

Desgraciadamente, no todas las épocas de la Historia han sido benevolentes con este derecho, y aún hoy muchas personas son reprimidas, torturadas e incluso asesinadas por su ideología. Por suerte, tras siglos de oscurantismo, el Humanismo y el Antropocentrismo del Renacimiento restituyeron a la Humanidad de una cierta "autonomía de pensamiento" y, poco a poco, pudieron oírse voces divergentes, particulares, construidas bajo una autoría reconocida... Voces que pudieron reflejar la diversidad de opiniones de la sociedad del momento.

Hoy, irónicamente, estamos retrocediendo en este proceso: en plena era de la información, cuando el intercambio de ideas (con prácticamente cualquier persona) puede producirse de forma instantánea, la opinión individual es menos considerada que nunca. La visión de los Medios de comunicación, controlados en su mayoría por las mismas manos, es fundamentalmente homogénea. La multitud de pensamientos de cada uno de los individuos se reduce, resume y aglomera en eso que llaman la "opinión pública": un concepto lícito e incluso obligatorio en la democracia, pero no siempre consecuente con la realidad y las auténticas necesidades de la ciudadanía.

En este contexto, Internet se alza como la única manera para esas pequeñas voces de hacerse oír, de llegar a un número mayor de personas que aquellas con las que tienen un contacto directo. Blogs, foros y webs personales son los periódicos, las radios y las televisiones de alguien como tú: un individuo desconocido, un pequeño emisor del mundo... Como yo mismo, una más de esas pequeñas voces.

ARTE:
  • ¿Qué es la música?, disertación espontánea de un melómano.
  • Blog de locos, sobre las críticas recientemente vertidas hacia el espectáculo El Manicomio de los Horrores.

FORMAS DE VIVIR:

YO MISMO:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se agradece enormemente tu opinión.